genesis

La asistencia en carretera en una avería de tu coche

La peor pesadilla de cualquier conductor es quedarse parado en la carretera, sobre todo si se trata de una zona aislada, lejos de los grandes centros urbanos. En esos casos la cobertura de asistencia en viaje será providencial. De hecho, si sueles viajar con frecuencia, es recomendable que te cerciores de que tu seguro de coche cuenta con esta cobertura y, si no es así, tienes la oportunidad de contratarla como una extensión.

¿Cuáles son las principales averías que sufren los coches?

Según un estudio realizado por la Red Europea de Garantías de Vehículos, las averías más comunes que han afectado a los coches en los últimos años son: problemas en la válvula EGR, fallos en el turbocompresor, averías del volante bimasa o motor, defectos en el colector de admisión del carburante y fallos en los inyectores.

No obstante, las averías que normalmente demandan la salida de la grúa ya que dejan al coche inmovilizado son otras. Encontramos que en el 50% de los casos se trata de una rotura del motor, en el 25,7% de un fallo de la batería y el 12,1% se refiere a un problema en el funcionamiento del sistema eléctrico o a un pinchazo del neumático.

El detalle más interesante de este estudio se refiere a que el 91% de los casos en los cuales fue necesaria la intervención de una grúa para retirar el vehículo se debieron a una avería y no a un accidente. De hecho, en el año 2010 las grúas solo fueron necesarias para retirar coches inmovilizados por un accidente de tráfico en el 5% de los casos.

La cobertura de asistencia en la carretera: ¿Qué incluye?

Lo ideal sería que no nos quedásemos a pie en medio de la nada pero como este es un problema que puede ocurrir, lo mejor es ser precavidos y optar por un buen seguro de coche que tenga una cobertura de asistencia en viaje.
En este sentido, debes tener en cuenta que todas las compañías de seguros no ofrecen los mismos servicios. Por ejemplo, Génesis brinda la asistencia desde el kilómetro cero pero la mayoría de las aseguradoras establecen un límite mínimo (casi siempre 25 kilómetros contando desde el hogar) a partir del cual entra en vigor la cobertura en caso de avería.

De la misma manera, lo usual es que el remolque sea gratuito para una distancia inferior a los 100 kilómetros hasta el taller más cercano. Esto significa que si te encuentras a una distancia mayor, deberás pagar la diferencia.

También debes considerar que a veces esta cobertura no se aplica a las carreteras sin asfaltar, un detalle importantísimo si tienes un todoterreno y conduces con frecuencia fuera de las vías pavimentadas. Finalmente, otro aspecto que debes valorar es si la compañía de seguros cuenta con un taller móvil porque en ese caso se podría hacer la reparación in situ, sobre todo cuando se trata de cambiar una rueda o un fallo en la batería.

Fuentes:
Valverde, H. (2011, Julio) Las averías, principal razón para llamar a la grúa. En: Autobild.
Tirado, l. (2011, Octubre) Las averías más frecuentes de los coches. En: Autobild.