genesis
Nov 2020 

Firma electrónica: ¿Qué es y para que te sirve?

La firma electrónica puede agilizar diferentes trámites sin tener que moverte de casa o la oficina. Te explicamos en qué consiste y qué pasos debes dar para activar la tuya.

La tecnología ha cambiado por completo nuestra vida facilitándonos muchas de las tareas cotidianas. Trámites que antes nos llevaban horas, ahora se pueden hacer en cuestión de minutos desde la comodidad de nuestro hogar o la oficina. La firma digital agiliza aún más los trámites burocráticos al permitirnos firmar cualquier tipo de documento o contrato a distancia, de forma rápida y segura.

¿Qué es exactamente la firma electrónica?

“La firma electrónica es el conjunto de datos digitales, consignados junto a otros o asociados con ellos, que pueden ser utilizados como medio de identificación del firmante”, según indica la ley que regula todo lo concerniente con la misma.

Por tanto, la firma electrónica recoge una serie de datos que permiten identificar y autentificar de manera inequívoca a la persona. De hecho, está vinculada a un documento electrónico de identidad que le confiere validez.

¿Para qué sirve la firma electrónica?

Las principales funciones de la firma digital son:

  • Identificar al firmante. Con la firma electrónica no quedan dudas sobre la identidad de la persona o entidad que envía el documento, de manera que se evita la suplantación de identidad y el fraude.
  • Asegurar la integridad de los datos. La firma electrónica también sirve para asegurar que el documento firmado es el original y no ha sido manipulado.
  • Confirmar la validez del documento. Dado que solo la persona que posee la firma electrónica puede usarla, luego no podrá decir que alguien más ha firmado el documento, por lo que confirma su no repudio.

Gracias a la firma electrónica podemos realizar diferentes trámites por Internet con total seguridad, sobre todo con la Administración, como presentar la declaración de la renta, solicitar nuestro certificado de nacimiento o de antecedentes penales e incluso solicitar subvenciones y ayudas. También nos permite firmar facturas electrónicas y suscribir contratos a distancia.

¿Cómo obtener la firma electrónica?

Dado que la firma electrónica es un conjunto de datos asociados a una persona que demuestran su identidad de manera fehaciente, primero debes contar con un certificado digital o DNI electrónico. En el caso del DNI electrónico, los certificados necesarios se encuentran en la propia tarjeta, mientras que en el certificado digital se guardan en el ordenador o el sistema operativo del equipo donde lo descargues.

Para solicitar el certificado digital o DNIe debes acudir a las oficinas de la Policía. Junto al DNI electrónico te entregarán una clave con la que podrás acceder a los certificados digitales de tu DNIe. No obstante, ten presente que necesitarás un lector de tarjetas para usar el DNIe y firmar electrónicamente.

También puedes solicitar un certificado digital, que debe ser emitido por una entidad de confianza autorizada, normalmente la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Una vez que solicites el certificado a través de Internet, tendrás que personarte en una entidad pública, como la Agencia Tributaria, que verificará que realmente eres la persona que pide el certificado. Cuando se autorice la creación del certificado digital tendrás que descargarlo. Luego, con la aplicación AutoFirma, del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, podrás firmar sin necesidad de estar conectado a Internet.