genesis

Combustibles ecológicos: Beneficios e Inconvenientes

 

En la actualidad, aproximadamente un 90% del transporte mundial depende del oro negro. Sin embargo, estamos seguros de que este recurso no es inagotable. De hecho, la Organización de Países Productores de Petróleo ha declarado que para el 2037 los suministros de petróleo comenzarán a fallar.

Las naciones no permanecen ajenas a este problema por lo que ya están incentivando la puesta en marcha de proyectos que apuesten por las energías renovables y los combustibles ecológicos. De esta forma, no solo evitamos el riesgo de quedarnos sin combustible en un futuro cercano sino que también protegemos el medio ambiente.

Las compañías de seguros también se suman al movimiento ecologista y lo demostraron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebró en Poznan. En 2008, 42 compañías de seguros de todo el mundo juntaron sus voces para reclamar la toma de medidas verdaderamente eficaces contra el cambio climático.

Las ventajas de los combustibles ecológicos

Los combustibles ecológicos son todos aquellos que sustituyen los derivados del petróleo y los combustibles fósiles. Por ejemplo, se puede extraer combustible de la materia orgánica, tanto la animal como la vegetal, así como de los residuos de la agricultura, la industria y los hogares.

Esto implica que la extracción de los combustibles ecológicos es un proceso seguro en el cual no se corre el riesgo de dañar ecosistemas enteros, como cuando ocurre una fuga de petróleo. Además, este tipo de combustible es más respetuoso con el medio ambiente ya que no produce gases altamente contaminantes. Por otra parte, su extracción es menos costosa.

Por supuesto, existen diferentes tipos de combustibles ecológicos y todos no son igualmente viables. El bioetanol se está convirtiendo en una de las grandes apuestas del futuro ya que se puede producir a partir de productos agrícolas como el maíz, el trigo, la caña de azúcar e incluso la biomasa residual. Cuando se utiliza el bioetanol no es necesario realizar grandes cambios en la tecnología que ya poseemos e incluso mejora el proceso de combustión. Además, es seguro y fácil de producir y almacenar.

No todo es color rosa: Los inconvenientes a solucionar

En realidad, los combustibles alternativos no son 100% ecológicos. En comparación con el petróleo y sus derivados son menos contaminantes pero eso no significa que sean tan respetuosos con el medio ambiente como la energía eólica o solar.

Sin embargo, el principal obstáculo que ha frenado el desarrollo del bioetanol y sus derivados es que, para dar abasto a los requerimientos de la población mundial, se necesitarían grandes extensiones de tierra cuyos cultivos se destinarían exclusivamente a producir combustible. Podemos estar seguros de que esta “solución” provocaría un aumento considerable de los precios de los alimentos básicos.

Por esa razón, hoy se trabaja para desarrollar combustibles alternativos, como el hidrógeno. Este elemento no contamina y se extrae del agua, que un recurso abundante. No obstante, existen numerosos inconvenientes que aún se deben solucionar. Por ejemplo, al no encontrarse en estado puro en la naturaleza, la producción de hidrógeno es muy costosa, al igual que el proceso de almacenamiento y suministro. Sin mencionar el hecho de que apostar por el hidrógeno como combustible primario conllevaría a cambiar casi toda la tecnología que tenemos.