genesis
Feb 2021 

Cinco situaciones comunes en las que necesitas un seguro de responsabilidad civil

Un seguro de responsabilidad civil te cubrirá las espaldas si causas daños a terceros o sus propiedades. Te desvelamos las situaciones más comunes en las que podrías necesitar esta cobertura.

¿Sabías que en España si dañas a una persona o sus propiedades, tienes la obligación de resarcirla? Según el Código Civil, si eres responsable de un accidente, ya sea por acción directa u omisión, debes compensar económicamente a la persona perjudicada. Dado que esas indemnizaciones pueden llegar a ser cuantiosas, contar con un seguro de responsabilidad civil te brindará una gran tranquilidad ya que la aseguradora asumirá los daños materiales o personales que hayas podido causar.

¿Cuándo conviene contar con un seguro de responsabilidad civil?

  1. Conduces un coche

Si tienes un coche, es obligatorio que lo asegures. Debes contar al menos con una póliza a terceros, la cual incluye una cobertura de responsabilidad civil. Con esta cobertura, si provocas un accidente de tráfico involuntariamente, la aseguradora se encargará de resarcir los daños que hayas causado a otras personas, vehículos o propiedades. De hecho, circular con un coche sin seguro puede suponer una multa de hasta 3 000 euros y, en caso de accidente, tendrás que hacerte cargo de los daños causados.

  1. Eres un profesional autónomo

Si eres un profesional que trabaja como autónomo, un seguro de responsabilidad civil te permitirá seguir con tu actividad en caso de que surja un imprevisto que implique el pago de una indemnización por daños y perjuicios a terceros. Aunque este tipo de póliza es recomendable para todos los profesionales, tiene carácter obligatorio para quienes prestan un servicio directo al público, como los médicos, dentistas, abogados o empresas de restauración y hostelería. En este caso, las aseguradoras no solo se encargarán de indemnizar a las personas afectadas, sino que también suelen asumir los gastos derivados de tu defensa jurídica.

  1. Tienes un perro de raza peligrosa

Si tienes una mascota, eres responsable de los daños que pueda ocasionar, aunque se haya escapado o extraviado. Un seguro de responsabilidad civil te cubrirá las espaldas en caso de que tu perro muerda a un viandante o destroce el jardín del vecino. De hecho, el seguro de responsabilidad civil es obligatorio para los perros considerados de raza peligrosa, como el Pit Bull Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino o Akita Inu, entre otros. La ley indica que esa póliza debe cubrir los daños a terceros con una cobertura no inferior a 120.000 euros.

  1. Vives en alquiler

Un seguro de responsabilidad civil te brindará una tranquilidad extra si vives en alquiler. Este tipo de pólizas, adaptadas a las necesidades de los inquilinos, te cubrirán en caso de siniestro. La aseguradora se hará cargo si, por ejemplo, dejas un grifo abierto y se inunda la casa provocando daños al vecino de abajo. Estos seguros también incluyen otras coberturas interesantes, como la de recuperación de fianzas si dejas la vivienda y el casero no quiera devolverte la fianza que pagaste al firmar el contrato de alquiler.

  1. Posees una vivienda o local en alquiler

Si tienes una casa o local en alquiler, un seguro de responsabilidad civil es imprescindible. De hecho, debes saber que como arrendador eres responsable de subsanar los desperfectos que sufra la propiedad, siempre y cuando no hayan sido causados por los inquilinos. Esta póliza cubrirá los daños que puedan ocasionar los inquilinos a un tercero, pero también puede incluir otras coberturas interesantes, como una indemnización por los daños que causen los inquilinos a la propiedad o un resarcimiento a estos, si se lesionan porque se ha desprendido una teja o se ha soltado una barandilla, por ejemplo. Y si incurres en alguna responsabilidad civil, asumirán tus gastos legales.